Para diseñar el jardín que quieres nos reuniremos contigo para conocerte, saber cuáles son tus gustos y cómo imaginas tu jardín ideal.

Si tienes claro qué es lo que quieres esbozaremos una idea que entre dentro de tus deseos, nos puedes enseñar imágenes, sitios, todo lo que te guste. En el caso de que no sepas por dónde empezar, nosotros te ayudaremos a darle forma en tu cabeza.

Cuando tengamos una idea de lo que deseas, te haremos un proyecto detallado de las especies y elementos que lo van a componer, el por qué, dónde y cómo lo vamos a hacer. 

Pactaremos unos plazos de ejecución y coordinaremos los trabajos con otros profesionales que puedan estar trabajando en tu casa para que tú no tengas que preocuparte de nada.

¡Empezamos! Llevamos a cabo  los trabajos definidos en el proyecto. Al final del proceso observarás que hemos ejecutado un servicio  limpio, preciso y hemos estado disponibles para ti en todo momento. Transparencia y fiabilidad son nuestros valores.

Cuando ya tengas tu jardín terminado nosotros podremos seguir ocupándonos de él  o lo puedes cuidar tú. La decisión es tuya. Eso sí, te lo advertimos, te sentirás tan bien en tu jardín que ya no querrás entrar en casa.