Las mejores flores y plantas para un jardin interior

Jardin interior, lo más de lo más

Todos asociamos los jardines a espacios abiertos, al exterior y con más o menos frondosidad  y profusión de especies vegetales. Y lo cierto es que eso es un jardín, pero también lo son otros muchos otros modelos, estilos y posibilidades. Seguro que has oído hablar del jardin interior. Como nosotros somos unos apasionados de todos los tipos de jardines, hoy hemos pensado que vamos a hablar de él, para que no solo te suenen.

Elige un espacio para tu nuevo jardin interior

Si vives en una casa y no en un piso, hay zonas que te darán mucho juego para crear tu jardín interior, el hueco de la escalera si hay varios pisos, un patio interior o lucernario que aporte luz a la casa o el recibidor de la vivienda.

                         

El estilo que elijas debería ir acorde al diseño de tu casa y el efecto que quieras conseguir pero sobre todo escoge un tipo de jardin interior que te represente y vaya con tu personalidad.

¿Y si vivo en un piso?

Si vives en un piso o pequeño apartamento no tienes por qué renunciar a un jardin de interior.

Cocina, salón, comedor, ¡incluso el baño! Son los lugares perfectos para instalar tu jardín.

En las baldas de cocina que no utilices, siempre que reciban la suficiente luz natural puedes cultivar especies aromáticas y culinarias, además de embellecer el espacio, ¡te las podrás comer! Albahaca, romero, orégano, perejil, menta, hierbabuena y ajedrea aromatizarán tus platos y harán más acogedor ese rincón de tu hogar.

¿Cómo hacerlo?

Plántalas en maceteros de colores o utiliza como cubremacetas viejas cacerolas o botes que ya no uses, con una etiqueta decorativa con el nombre de la especie le darás un toque chic a tu jardín interior.

No olvides regarlas al menos 2 veces por semana en invierno y cada día en verano. Dependerá del tamaño pero para una maceta de 15 cm de Ø será suficiente con medio vaso de agua (eso sí, mineral mejor que del grifo).

En tu salón o comedor puedes disponer maceteros y jardineras de distintas alturas y volúmenes que permitirán recrear la naturaleza cerca de ti, sitúalas cerca de las ventanas para que tengan el aporte suficiente de luz que necesitan para su desarrollo. Si quieres crear un efecto selvático disponlas de manera que tamicen dicha luz, el efecto será impresionante y lo mejor, te permitirá prescindir de las cortinas. Pothos, Croton, Dracenas y Kentias son opciones magníficas para conseguir el efecto deseado.

Entrada de luz

Si no tienes una ventana lo suficientemente grande para que permita la entrada de la luz, puedes situar las macetas en el alféizar de la ventana, combinando especies colgantes con especies más redondeadas lograrás que tu ventana sea tu jumanji particular.

¿Te gustan los cactus colgantes? Pues los Rhipsalis son lo tuyo.

¡Mira qué bonito es!

¿Y en el baño? También. Si el espacio es amplio, te recomendamos plantas grandes e incluso colgantes en cestas de mimbre o en macramé. Será imprescindible que tengas cuidado ya que en esta estancia las temperaturas pueden ser altas y hay mucha humedad. Los ficus y los helechos serán los mejores aliados en tu baño y las orquídeas estarán en un hábitat perfecto en esa habitación.

Plantas naturales para un jardín interior

Hay flores y plantas que se desarrollan mejor en unas estancias que en otras. Pero hay unos aspectos imprescindibles a tener en cuenta en tu jardín de interior.

 

¿Quieres conocerlos?

  • Que las plantas reciban luz suficiente. Hay que situarlas cerca de ventanas o fuentes de luz natural.
  • Realizar un buen cuidado y mantenimiento con abono, riego y recorte de las especies elegidas. Sobre este aspecto profundizaremos un poco más adelante.
  • La orientación de la ventana o ventanal.
    • Orientación norte: Dracaenas, Asparagus, Pothos o Scindapsus son excelente opción.
    • Orientación este: Alocasia, Raphis o Kentia, de origen tropical.
    • Orientación oeste: Cycas, Schefflera o Spathyphillum.
    • Orientación sur: Ficus, Sanseviera, Beucarnea, Phoenix roebelenii o Strelitzia augusta y por supuesto, cualquier tipo de cactus, aloe y ágaves o carnosas.

En cualquier caso siempre recomendamos que atiendas a lo que te contará la planta, verás si donde la ubicas es “su lugar” porque se desarrollará feliz y esplendorosa.

Plantas artificiales para un jardín interior

Nosotros preferimos el cultivo de las plantas naturales aunque también sabemos que en ocasiones se hace muy difícil por varios motivos.

Si no tienes tiempo o careces de “buena mano” para cuidar de ellas, las plantas artificiales siempre son una alternativa. El inconveniente que presentan es que suelen requerir de una inversión mayor pues suelen ser bastante más caras y el efecto es poco natural si no se mantienen muy limpias pues suelen coger mucho polvo.

Te sugerimos

Nuestra sugerencia si quieres disfrutar de un jardín que deje boquiabiertas a tus visitas es, sin duda, la del jardín vertical.

Si lo quieres natural o artificial, eso ya va por gustos.

Puedes profundizar en este tema en nuestro anterior post.

¿Cuáles son las flores que resisten mejor en el interior?

Cuando hablamos de plantas con flores es imprescindible distinguir de las que tienen una floración estacional de las que son propiamente de temporada. En ese caso y si hablamos de plantas con flores te podemos recomendar, Orquídeas, Anthurium, Spathyphillum, Kalanchoe, Fuchsia y Begonia. Esta última con la peculiaridad de que se puede cultivar tanto en interior como en exterior.

Cualquiera de estas opciones son válidas y si eres de este tipo de personas que se atreve con todo, no dudes en mezclarlas en el mismo espacio en distintos tipos de macetero, ¡lograrás ese efecto floral tan especial que vemos en las floristerías!.

La importancia de la luz en tu jardín interior

Seguro que todos sabéis por qué es importante la luz en tu jardín de interior, sin la luz la plana no realiza la fotosíntesis y muere, ya que es mediante este proceso por el que obtiene su alimento.

Hay flores y plantas que se desarrollan mejor en unas estancias que en otras. Pero hay unos aspectos imprescindibles a tener en cuenta en tu jardín de interior.

Pero la luz, la natural, por supuesto, a la vez que imprescindible para las plantas de tu jardín interior, se puede convertir en su enemigo si no la reciben de la forma adecuada.

La luz importa

  • Hay que procurar que tengan luz pero no dejarlas expuestas directamente a los rayos del sol y menos a través de un cristal que harán efecto lupa y la pueden quemar.
  • Exceso de luz puede provocar que las hojas se vuelvan blancuzcas, con bordes marrones y manchas del mismo color. Si además observamos que la planta está creciendo en sentido opuesto a la luz, ¡hagamos caso, está huyendo del exceso de luz solar!
  • Si por el contrario tiene falta de luz veremos que la planta florece escasamente y con flores que ya parecen nacer marchitas y caen enseguida, los tallos son débiles y finos y crecen ahilados (en forma de hebras largas que buscan la luz) y las hojas se tornarán amarillas.

En conclusión, luz indirecta pero abundante, nada de sol sobre ellas salvo si son cactus o aloes y observación del aspecto de la planta, son seres vivos y se comunican con nosotros a través de la su forma, color y brillo.

La tierra y el abono para tu jardín de interior

Esto es muy, muy importante. Si tú no te alimentaras correctamente, a menudo y con los nutrientes necesarios para tu buen estado de salud, ¿cómo te encontrarías? ¿cuál sería tu aspecto? Con las plantas sucede lo mismo lo mismo.

¡Ánimo y lánzate al cultivo de plantas de interior!

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on pinterest
Share on email