JARDINES RÚSTICOS

El estilo de jardín rústico elegante se impone ¿rústico y elegante? te preguntarás, pues sí, no son conceptos reñidos. Los jardines rústicos no están concebido solo para el campo, tienen también cabida en terrazas urbanas. Si eres un amante de lo auténtico y echas de menos esos jardines de antaño es probable que este sea tu estilo. Un jardín inspirado en la naturaleza, donde cada elemento campestre enlaza con esta te invitará a desconectar de las presiones cotidianas y a reencontrarte con el pasado, ya sea propio o inventado. Te lo decimos porque no todos los recuerdos son reales, también pueden ser imaginarios. ¿Acaso no hemos fantaseado todos con la idea de un jardín romántico inglés en la campiña? Cortar tus flores y decorar la entrada de tu casa, incluso cosechar algún fruto u hortaliza o criar gallinas para tener huevos ecológicos. Vale, quizás estemos exagerando un poco, pero… algo así habrás pensado, seguro.

Los jardines rústicos, un espacio sofisticadamente silvestre

El jardín rústico es un jardín en constante evolución. Es un espacio que cambia con las estaciones y que ofrece cada vez un aspecto distinto según las plantas que alberga. También es un lugar de bienvenida para la vida silvestre, insectos útiles como las abejas que no son agresivas ni pican sino que polinizan y fabrican miel, pájaros que llenarán de vida tu estancia verde, algunas especies de salamanquesas de pared que limpiarán tu entorno de mosquitos. Pero para que este rincón del paraíso no se convierta en una jungla, se requiere un poco de disciplina y un ligero esfuerzo.

Veamos el planteamiento inicial del jardín rústico

  • Los inicios no siempre son duros a pesar de lo que siempre se ha dicho, una buena estrategia, planificación, una cucharadita de rigor y una pizca de amor son los ingredientes perfectos para la receta de jardines rústicos ideales.
  • Te aconsejamos que tengas claro el uso que le  vas a dar a tu jardín rústico y si lo quieres como algo meramente decorativo. Es posible, que, por el contrario algo vivo de lo que disfrutar y en el que participar activamente. Tú decides
  • Nosotros te proponemos una serie de aspectos a tener en cuenta para que le saques todo el partido que tiene este tipo de jardines rústicos porque el sentido práctico no está reñido con el estético.
  • No dudes en complementarlo con algunos accesorios bien elegidos y un mobiliario cómodo y atemporal se convertirá en un jardín rústico muy personal
 

Cómo plantear un jardín rústico y romántico

Lo primero que deberás tener en cuenta para plantear tu jardín rústico es que debes escoger las especies mejor adaptadas al clima de tu entorno. Si combinas adecuadamente los volúmenes, colores y densidades conseguirás el deseado efecto de jardín silvestre. Pero ¡atención!, que todo sea ordenado con minuciosidad para que parezca casual es fundamental para conseguir ese efecto.

Las plantas en el jardín rústico

Si huyes de un césped tradicional y excesivamente cuidado, la pradera florida con mezclas ya preparadas de semillas silvestres para la siembra serán tu opción ideal, amapolas, zinnias, euphorbias y malvaviscos. No desdeñes arbustos como las adelfas mini, gauras y armerias para darle color con sus floraciones duraderas que cubren gamas bajas y medias de altura, calocéfalos, helichrysum o heremophyllas y teucrium para grises y plateados. Viburnum y ligustrum para setos frondosos y árboles de todos los portes para sombrear el conjunto. Escógelas entre aquellas que tienen distintas épocas de floración. De esta forma garantizarás que tienes el mejor de los jardines rústicos y siempre con sutiles notas de color. Recuerda reservar un espacio para tu huerto ecológico. Ahí podrás sembrar tomates cherry, que además de aromáticos son de muy fácil cultivo, pimientos de freír y todo tipo de hierbas culinarias que podrás envasar en conserva. ¿Te imaginas un rico pesto de albahaca cultivada por ti? Con un mínimo esfuerzo obtendrás deliciosas recompensas además de ofrecerte una increíble variedad de aromas y sabores. Escoge especies que puedan hacer setos que sirvan tanto para preservar tu privacidad como para albergar vida. Por ejemplo los pájaros, que además serán unos excelentes agentes antiplagas de tu jardín. Olvídate de los setos de ciprés, no solo están obsoletos desde el punto de vista estético sino que además son, a largo plazo, susceptibles de afear un entorno bello y cuidado con mimo pues soportan mal el paso del tiempo y las podas drásticas.

Consejos de paisajista para jardín rústico

Si lo tuyo es la sostenibilidad y la comida ecológica, además del huerto podrás criar tus propias gallinas sin mermar el encanto de tu jardín rústico. En el mercado hay gallineros muy decorativos increíblemente sencillos de instalar en cualquier rincón de tu jardín rústico. Si hay algún tipo jardín en el que integrarlo, sin duda el jardín rústico es el más adecuado. A nosotros nos apasiona la naturaleza y la vida sana y encontramos muchos motivos para recomendar la cría de tus propias aves. Recicladoras orgánicas incansables ya que comen restos orgánicos de frutas y verduras, cereales de todo tipo (avena, trigo, salvado, centeno), granos variados y cualquier insecto que encuentren en tu jardín por lo que son. Además, agentes de exterminio biológico de tus plagas de jardín. Su compost es un magnífico fertilizante natural y los huevos de gallinas criadas en libertad son una maravilla culinaria. Si los habéis probado podréis apreciar que la yema es de un amarillo muchísimo más intenso que el de los huevos convencionales y su sabor más potente. Una curiosidad, el tamaño es considerablemente menor precisamente porque con esta cría en libertad se evita el sufrimiento animal.

¡Tener un jardín rústico tiene muchas ventajas!

En cualquier caso y si lo tuyo no es la avicultura, tampoco hay que agobiarse, siempre puedes comprarlos pero asegúrate de que son campestres.

¿Cómo llevas la lectura hasta ahora? ¿Bien, no? Si eres de los que no dejan las cosas a medias, sigue leyendo. Seguro que después de nuestros consejos te van a entrar unas ganas locas de tener un jardín rústico

Muebles y accesorios para jardín rústico

La parte decoración y complementos le dará el toque personal tan tuyo a tu jardín rústico.

Muebles

Salpicar de unos pocos muebles cuidadamente escogidos siempre dará un encanto especial a los jardines rústicos. Te proponemos muebles antiguos que puedes encontrar en tiendas de viejo y antigüedades, mercadillos, rastros y tiendas de segunda mano si tienes maña con la restauración y te gusta llevar a cabo tus propios proyectos. Los muebles antiguos restaurados con pinturas actuales como la Chalk Paint se merecen un lugar de honor en tu jardín. Prueba a situar una cómoda vieja con los cajones abiertos a modo de macetero y seguro que impactas a tus visitas. Los materiales de recuperación son una excelente opción si «eres manitas» con el bricolaje y además prefieres ajustar el presupuesto. Si por el contrario te inclinas más por comprarlos nuevos también puedes “envejecerlos” para darles ese aire más usado que combinará perfectamente con tu jardín. Un par de manos de lijas de distinto grosor e intensidad aleatoriamente aplicadas, algo de betún de Judea y unas capas de cera para suavizar el efecto y el tacto te convertirán en el anticuario perfecto de tu propia estancia verde.

Materiales imprescindibles en tu jardín rústico

Ratán natural, bambú, teka y palisandro para jardines con un aspecto más exótico. Mimbres, rafias, espartos y arpilleras si tu estilo es más mediterráneo serán una elección muy acertada para tu jardín rústico. Tejidos y cojines en telas orgánicas, algodones y linos de colores neutros y armónicos si buscas un efecto elegante y relajante. Coloridos y atrevidos si eres más amante de espacios dinámicos. ¡Ah, lo olvidábamos! La forja y el acero corten para los gustos más exclusivos son tus imprescindibles sin olvidar alguna alfombra de fibra estratégicamente situada en alguna zona de tu jardín o terraza.

Accesorios

Traviesas de tren recuperadas. Jardineras y maceteros de la abuela, utensilios de forja, incluso barreños de latón o barro son absolutamente necesarios para lograr el efecto que buscas. Los senderos y terrazas. Serán perfectos con gravas y las terrazas pavimentadas e instaladas en seco con piedra natural. Loseta de hormigón simulando acabado de piedra. Aunque nosotros preferimos la madera, excelente aislante acústico y de humedad. Una pérgola o cenador cubierto con plantas trepadoras (madreselva o bignonia si las quieres de crecimiento rápido y hoja perenne o wisteria si prefieres que pierda la hoja y deje entrar el sol en invierno). Todo este conjunto proporcionará sombra y frescor en verano.

Iluminación en tu jardín rústico

Candelitas, fanales para velas o lámparas de bioetanol le darán luz al más acogedor de los jardines rústicos, el tuyo. Puedes probar a instalar también antorchas solares, le darán un aire más étnico y ligeramente salvaje a tu jardín.

Bueno, ¿qué nos dices? ¿Te animas con tu jardín rústico?

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on pinterest
Share on email